The Exterminating Angels

The Exterminating Angels ★★

Igualmente hipócrita* y pedestre en su mirada al erotismo y la "perversión" sexual. Por no hablar de su mirada al placer y el deseo femenino, digna de un aliado de twitter. Toda muestra de sexo aquí jamas se lee como otra cosa que simple saneamiento del fetiche (increíblemente blando y ensimismado, por cierto, pocas visiones mas aburguesadas se me ocurren) para una gratificación personal que, constantemente, quiere hacernos creer que es legítima y fundada y consensuada socialmente. Pretender que algo de esto, con sus excesos de profilaxis, es minimamente transgresor me parece bastante ofensivo. No es que sea completamente horrible, hay una sencillez formal y narrativa notable, pero todo el esfuerzo me resulta pueril e inane, impotente y estéril, les mots justes, toda esta fantasía (en su vertiente sexual y no sexual) es demasiado adolescente y delirante en su obstinado empeño de negar su solipsismo (voz en off al final del propio Brisseau incluida) como para resultar minimanente excitante salvo para el converso que viene con la viagra ya tomada de casa. La clase de "sexismo centrista" y justificado conceptualmente que mas repelente me resulta, la clase de pieza que usa música de thriller durante las escenas de masturbación femenina y que mira al cunnilingus o la homosexualidad como si fueran el non plus ultra de los tabúes. Un catalogo de vicios masculinos fácilmente detestable. "50 Sombras de Grey" escrita por Ben Shapiro o por Jordan Peterson.

*que todo esto esté semibasado en una denuncia de acoso al propio Brisseau por parte de varias actrices durante unos castings (que acabó con una condena de un año de cárcel) ya debería decir todo lo que hace falta decir. Separar al arte del artista y tal, claro que si, por que no, pero es algo que atañe directamente al arte y no se me ocurre mejor prisma para exponer mis problemas tonales y temáticos (como siempre, la asimetría de poder cae de parte del pobre hombre victima de las mujeres que le seducen y que "mienten" para destruirlo) derivados de esa renuncia a la conciencia de la perversión y el deseo propio. Puedo tolerar mucho (desde mi privilegiada posición), pero me cuesta especialmente con la ignorancia deliberada y la deshonestidad frontal.

Jairo liked these reviews