The Mitchells vs. The Machines

The Mitchells vs. The Machines ★★★

This review may contain spoilers. I can handle the truth.

This review may contain spoilers.

Es una pelicula linda, disfrutable y que tiene una gran animación, pero que esconde una perversión sumamente conciente por detrás. Como dice el título, a The Mitchells vs. The Machines se la podría dividir, en un principio, en dos para hablar sobre ella: por un lado, lo que cuenta acerca de la familia Mitchell y, por el otro lado, lo que cuenta acerca de las máquinas y su rebelión. Sin embargo, sobre el final, estos dos aspectos se fusionan. Empecemos por lo primero.

Los Mitchell: es lo mejor de la película, ya que aquí radican los conflictos intrafamiliares y la historia principal. Nos presentan a unos personajes bastantes interesantes y algunos más entrañables que otros. Vemos sus características y sus deseos o motivaciones de forma clara y concreta. Los primeros minutos tienen una buena y efectiva cuota de humor y escenas que realmente están muy bien. Aunque, a medida que transcurre la película, se repiten algunos chistes (el más claro es el de la madre comparándose constantemente con los vecinos perfectos) y algunas situaciones, por ejemplo, que se remarca permanentemente que ellos son una familia disfuncional, lo cual parece ser más un problema para ellos mismos que para alguien ajeno. Por fortuna, repunta sobre el final y le da un buen cierre a esta historia

El segundo ítem, la rebelión de las máquinas, es mi problema con la película. Supuestamente hace una "crítica" acerca de la dependencia que ocasiona la tecnología y las redes sociales, y una posterior reflexión acerca de ella. Pero esta reflexión es la misma que tuvieron algunas películas del estilo, es algo ya visto y básico. No ofrece nada nuevo esta lectura (que tampoco quiere decir que esté mal). Esto le sirve de manera perfecta al sistema ya que puede provocar, con una crítica superficial que se viste de manera más profunda, un nulo cuestionamiento. Además, como había dicho al principio, la película esconde una perversión conciente, y se lo puede explicar desde una escena puntual. En la escena en cuestión, ya llegando al desenlace del conflicto, el creador de PAL, quien ocasiona el conflicto, se disculpa con Mitchell padre por causar casi el fin del mundo. A lo que el padre le contesta y cito: "Sí, no fue tu mejor idea, pero si tu obra ayudó a mi hija a hacer eso (o sea, las películas que ella realiza) quizá no sea tan mala". Este intercambio es de un cinismo terrible y de una mirada nada inocente que propone la película.No solo pone en juego un individualismo por sobre un bien colectivo, sino también que con un acto egoísta el personaje que provoca la rebelión de las máquinas no sufre ninguna consecuencia. Hasta se podría trazar un paralelismo entre el estado actual del cine y lo que causó el poderío del streaming y la impunidad que estos manejan: la comodidad del espectador por sobre la sala de cine, que cada día se encuentra más en peligro. Entonces, ¿cómo lo esconde? Fácil, en una película destinada para niños.

einberg liked these reviews