Good Bye Lenin!

Good Bye Lenin!

La memoria emocional es inalterable e imposible de engañar, sin importar la realidad en la que elijamos vivir (o en la que alguien elija que vivamos).